• Tel: +52 (635) 45 65 294

Viñedos


Cuando los Jesuitas dejaron Cerocahui, los viñedos fueron destruidos- excepto por algunos cortes secretamente replantados detrás de la casa de José María Sánchez. La Familia de José María preservaron las vides con cuidado, protegiéndolas y disfrutándolas por muchas generaciones hasta hace 25 años cuando el último Sánchez murió sin descendencia.

Las especies de uva roja herencia del viejo mundo estuvieron en peligro de perderse por siempre, pero fueron salvadas cuando el jardinero de Sánchez, trabajando en el Hotel Misión en Cerocahui, decidió restaurar la vid, plantando cortes en terrenos no utilizados, adyacentes a la Catedral de Piedra construida para los Tarahumaras y el orfanato para las niñas indígenas.

Un perfecto final para un día de aventuras explorando las cascadas cercanas, bosques y las vistas increíbles del Cañón del Cobre desde miradores cercanos, seria el sentarse frente a una chimenea de piedra en el salón principal y degustar una copa de vino con algunos de sus amigos aventureros.

Cuando uno prueba el vino de la Misión de Cerocahui, uno prueba las montañas, los ríos, la flora y fauna de el cañón del Cobre. El vino es parte de la historia, misterio y magia de la región impregnadas con las memorias de la vieja España, los misioneros Jesuitas, los Indios Tarahumaras y generaciones de la familia de José Maria, que preservo este bouquet de vida para que lo pudiésemos disfrutar hoy.